Posted in Non Serviam, Poesia on June 5, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Escribo mis propias cicatrices
Pies desnudos sobre asfalto vivo
ocho kilómetros de camino …
La sexta cuerda rota de la guitarra
ocho minutos de camino.
Palmas agrietadas en los tambores,
Ocho kilómetros de camino …
por la noche el gato se congeló a la puerta,
Zapatos rotos, sexta cuerda alrededor de su cuello,
Venas rotas, cinco cartas en la pared, “puta”
Mi sueño – pijama azul
ocho kilómetros de camino …

Hombres desenfocados

Posted in Poesia, Victor Sierra on June 5, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Hombres desenfocados
a veces cruzan el territorio del sueño
y al frío sin misericordia

A veces andan solos
y caen desde el temblor de una estrella
como enemigos del reposo y del cuerpo
sobre la oscura mirada del mundo.

“Camino-Caracol”

Posted in Activismo Artistico, Paola Klug, Poesia on June 4, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Soy mujer ancestral

Que llora en ríos y montañas por la sangre derramada de su pueblo,

mientras mira a los viejos poetas besando al asesino

en lugar de usar sus labios como arma,

mas también sonrió por el valor de los jóvenes- guerreros jaguar

que se niegan a someterse ante el control del  tirano

y danzan al compás de sus propios tambores

resucitando viejos sueños.

 

Soy mujer ancestral

Y bendigo al maíz criollo– al que está libre de transgénicos-

Y me embriago de cebada  cada noche

cuando me alumbra la luna y recorro el camino-caracol

para convertirme en águila y en tecolote

o  regresar a mi origen de víbora-mujer

como mis abuelas purépechas, huastecas, aztecas…

 

Soy mujer ancestral

mi piel no es azul, ni tricolor, tampoco roja, ni amarilla

mi piel es libre como mi mente, como el aire del campo, como las olas en el mar

como el humo del tabaco en el altar

en donde rezo

por las almas de los setenta mil muertos

mientras mi pueblo mira un debate –o el fútbol (depende el canal) por su televisión.

Soy mujer ancestral

destinada a vivir entre gente que se contenta con repetir su historia

como si las muertes no dolieran,

como si los desaparecidos fueran un rumor,

como si la represión fuera el pan – a falta de tortilla en sus mesas

Soy mujer que no cree mentiras ni promesas de campaña

que lee libros y habla con las nubes

que no predica amor, lo da en silencio

que no usa su feminidad para ocultar sus carencias

que no usa gel porque daña el cerebro.

 

Soy mujer ancestral

mujer lluvia,

mujer pulque,

mujer peyote,

mujer coyote

aullando a la manada

que se perdió en el camino

en el caracol

caracol-camino

camino-caracol…

NO CONTESTES

Posted in Cristina Sainz Sotomayor, Poesia on June 4, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

                                       Cuando suene el teléfono

no contestes

si ese cruel aparato

 te  dice que te hablo

no voltees

no vires tu mirada

hacia el pasado

no recuerdes

esos besos

en tu alma

 y en tu sexo

cuando escuches su eufonía

no lo toques

no leas mis pensamiento

en sus textos

no imagines

no supongas

 que te extraño

 amor absurdo

apasionado

tonto y terco

    no sospeches

que aun te quiero

 es  sólo un juego

que lastima

hasta mi cuerpo

de deseo

 riendo empiezo

 llorando acabo

 en fantasías

porque quiero

y tú no quieres

quererme

hasta la muerte

cuando oigas su sonido

no te rías

no es gracioso

sobrevivir en este barco

que has dejado

era bueno

 ese sueño

para ti casual encuentro

cada tiempo

si el teléfono registra

ese nombre que me diste

no contestes

  con vergüenza ocultaste

 que te amaba

sabes

no contestes

si reincide

no objetes

no refutes

 soy yo

 que aún  peleo la batalla

de olvidarte

si repiquetea

y sus latidos

son más débiles

se está dando por vencido

así mantente

a su suerte morirá

si  Dios lo  quiere

 vivirá para contarte

lo feliz que puede ser

con otro amante

amor mío

no contestes

no contestes.

Niña

Posted in Poesia, Puta Triste on June 4, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Como quisiera volver a tener esa curiosidad sobre el sexo,

volver a dar cariño sin pensar en el orgullo.

Volvería a ese mar

aun sin saber nadar,

Le pediría a mi Dios hablar

aunque nunca lo supe escuchar.

Quisiera dudas simples de nuevo,

Quisiera ser una niña para que quisieras protegerme…

jugaría alguien conmigo y no con mis deseos.

Nunca fue real esa independencia,

ese frío en las venas…

Soy inofensiva con armadura de algodón,

lágrimas de hielo escurriendo en tu calor.

El Último Suspiro de la Noche

Posted in Lilian Foley, Relatos y Cuentos on May 29, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

La atmósfera ha dejado de danzar cansada igual que las colillas de cigarro a punto de ser arrastradas en conjunto por los largos colmillos de las escobas para descansar por fin en el corazón negro de los botes de basura.

Los camareros son como maquinas noche tras noche realizan la misma mecánica de limpieza apresurada, para luego llegar a morir a sus camas.

Se dejan enjabonar y enjuagar los tarros de cerveza, sienten casi el mismo orgasmo que cuando los bañan con cerveza y unos cálidos labios rozan su piel de cristal.

Otra camarera recoge las sillas, las acaricia sacudiendo residuos de amores furtivos, mira a las tres personas que se aferran a la mesa de enfrente sin embargo su mirada es vacía como la de una muñeca de trapo, en ella todo es predecible, sabemos se quitara el mandil, lo doblara haciéndole daño pero él lo soportara sin gritar, la mesa siente dolor pero los tres bebedores no se irán hasta derramar toda la ceniza sobre ella fuera del cenicero que está a punto de vomitar, en aquel bar fallece una noche más.

 

Poema gusano

Posted in Libeasler, Poesia on May 29, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

El no irse jamás,

el reptar cabizbajo hasta rozar

tu frente con el vino derramado,

leer un libro viejo,

rozar tu cicatriz y reflejarme en ella.

 

Tener palabras con arrugas

y no joder,

este vino miente

con lúdicos sonidos

y con pasados de fiebre.

 

Pienso en el dolor y le dibujo

una sonrisa,

un tercer soneto que jamás ha de leer,

le pienso en avenidas

en alguna esquina

con la corbata en la mano

y no puedo dejarle.

 

Tener vientos que desprecian lunares,

tener una vida en cuatro paredes de papel

y saber que cada una posee tres ventanas

y no poder abrirlas porque están abiertas.

 

Y dejo de escribir

comas y puntos a favor,

sed en la miel le sabe

le tiñe de amaneceres y otros detalles.

 

Doler y no saber cómo

y partir es sólo

el movimiento feroz de los gusanos.