Archive for the Rui Caverta Category

Sus cabellos me huelen a héroe

Posted in Poesia, Rui Caverta on May 8, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Sus cabellos me huelen a héroe, Bookman

Con la grenetina cincuentenesca

Y el sombrero de batalla.

 

Aquí, en estos escalones

Usted me huele a héroe, Bookman

Con ese traje de pana o telenka

 

¿Pues no es héroe, Lew

El que bate a la muerte

Uno que la muerde e incinera

Y en la cama la besa?

 

Ella vivió, Lew

¡Vivirá, Bookman!

 

Anude esa corbata

Y camine alto.

Ha pisado los rotos cascarones,

Quemado al Barón Rojo,

Besado a Marvila,

Y dorado mi pecho

Con sus ungüentos

 

Camine a la quinta dimensión

Con los setecientos pajarillos

Juglareando con mandolinas

Tejidas de cuasi-seda.

 

Advertisements

¡Renace Escriptópata!

Posted in Poesia, Rui Caverta on March 27, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Con plétora de gritos

Y sinfónica de escritorios

¡Renace escriptópata!

Escripto de letra

Cripto de cifrado

Y patos de dolor de psicópata.

La nueva plaga,

Culta y angosta

Y mancha roja de la cultura.

El burócrata de la escritura.

Un, dos, tres poemas

Y revienta para una mesa.

Crece en ponzoña,

En chacal y plaga.

Pero bien defiende su literatura

De baja calaña.

Su cerda literatura

De letra libre

Y mafia.

Mas, yo callo.

Pues me construyo de plagios.

Que barrite mi querido escriptópata.

Mucho gusto, mucho gusto,

Aplausos, aplausos,

¡Qué guapo, qué carismático,

El escriptópata!

Oigan el bramido,

Ya es mi mundo.

Llueven los minutos en grito,

Como arcabuces.

Tan agresivos mis minutos

Mis minutarios, mis minullantos,

Mis patetillantos.

Este mi lapiza, mi batuta,

Mi pene de a céntimo la prosa

¡Síganlo en su cagada macabra!

Baile con ella, señora muerte

No es danza pero es mi pluma,

Es funesto cayado.

Blanca, blanca y quebradiza

Mas, ¡Qué bonita!

Vea a su alrededor

Mi niña muerte

En mi mundo han matado a Goethe a tiros,

Y machacado con un martillo la mano de Cervantes

Vea esta cuerda que sostiene mi reloj de mano

Con ella ahorcamos a Sor Juana

Y dos que tres griegos, ingleses, argentinos y ciegos.

¡Ah, y cremamos a esa liebre de marzo!

La cené con cuartetos de licor.

Vamos, vamos

No me vea tan mal.

Soy comprensivo.

Pase, pase,

Solo cambie sus dientes,

No, no. ¿Para qué molares?

Caninos, vampíricos,

Setenta y dos hileras de ellos

Cruja huesos

Mate dos que tres amigos

Y pula la lengua

En mis octavianas botas.

¡Está hecho!

Pase al banquete

¿Gusta?

THE HARDEST BUTTON TO BUTTON

Posted in Poesia, Rui Caverta on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

I
Ahí los dos,
Dando tumbos inhumanos
Por la calle,
Cayendo como maniquíes.
Reventando su cráneo por las calles,
Moviéndose a mil fotogramas de desesperación
Por cada triste milisegundo.
Ya la calle apesta,
Hiede y paraliza del olor
De los sesos regados.

 
II
Estúpida calle,
Llena de graffitis deslavados
E inútiles, de poca monta.
Ahí en esa calle tan parca y olvidadiza,
Entran por cada extremo,
Los dos tontos maniquís.
Recuerda,  a lo más,
La pinta casi blanca
Al lado de la esquina:
“Poco silencio”.

III
Se vieron.
Se vieron.
Viéronse.
Albricias.
En un decadente
Baile de miradas;
Caen.
Los huesos se destrozan,
Los tendones ceden
Cuando los dos tropiezan a tumbos,
Acercando sus fotogramas.

IV
Rencorosas bestias
piadosas fieras
luminosas ,
quebradas,
y perdidas.
Ya corren,
Quema su paso
Por estar tan cerca.
Se les caen las definiciones
De animal,de monstruo
Al acercarse
El uno al otro.

V
Fuera las abejas,
Largo los vuelos,
Y  lejano el polen.
Vomitados los colmillos,
Atrás las garras,
Sumida la cola.
Pobres bestias.
¿Qué les queda sino el baile?
Son película de bigote,
De slapstick,
De accidente con fuego
Y poco garbo.
Reptan por la calle,
Testerean contra los tabiques.
Destrozan su cabeza
Y se besan;
Maravilloso beso,
Mieles de sesos
Y cero entendimiento.
Hermoso beso,
Naturaleza muerta.
Cantemos.

VI
Hermana,
Hermana,
¿Qué nos han hecho?
Quitarnos el amor…
Mis sesos te llaman,
En su pasta burbujeante
Se paralizan
Y en gusano de filme
Me aprehendo.
No intentes tocarme y romperme,
Hermana.

VII
Hermano,
Eres Llaves,
Negras llaves
En El camino.
Robemos
El aliento a las
Pocas letras libres
Plagiadas y tontas
De estos tabiques.
Junta mis sesos
Con tu pierna luxada
Y el rostro roto.
Ése es nuestro beso hermano.

VIII
Y se lanza al baile
Los cuerpos destrozados
Movimiento de gelatinas
De dos pulpas de huesos.
Bailan como osos,
Como raposas,
Como trasgos.
Por la noche
Y en el día
Bailan

IX
Se desmayan.
Ahí quedan
Los dos juntos
Y su hija,
En medio:
La inconsecuente poesía.

EN LOS DIAS ABURRIDOS

Posted in Poesia, Rui Caverta on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

En los días aburridos, tiendo a enamorarme, a soltar  las varias almenas del murmurante castillo y jugar, jugarme a que soy un río de suave corriente. En los días aburridos, cuando las agitadas lluvias y estrellas matinales devanean los destinos, llego a beber en dulce miel cual colibrí embriagado; me enamoro.

Son las rojas luces de los ataques epilépticos; dulces yemas de tacto huevo sobre los labios; largos recovecos germinados en los parques; Profusos besos de pestañas, ellos cuando me enamoro, cuando me aburro. Tienden a borbotear como cascada las tersas manos, las afiladas narices, los blancos dientes, las largas piernas, los constantes labios, los aguados nombres, todos chocan formando figuras de las cuales me enamoro.

Pasa, cuando las nubes ya muestran naranjas gajos del pelado día, las corrientes cambian a causa de grises lunas. Se disparan en el agua como iceberg las lágrimas de odio, los gritos de incomprensión, los silencios de lejanía y los rasgueos psicológicos del alma. Todos nacen en la faz del frío contorno. Todo se hiela y la mente se enfría sin sentimiento, se agrieta de ironía, dolo y olvido. Ya acaba el día y el colibrí parte de la flor marchita y ya muerta para él, eterna muerta. Así pasa, cuando yo aburrido tiendo al enamoro.

¿QUE NOS ESPERA?

Posted in Activismo Artistico, Rui Caverta on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Por encima de los gruesos rascacielos, y por debajo del gran túnel de podredumbre,

Enervado por el más puro alcohol, con pulmones de chapopote,

Yo miro y me pregunto,

¿Qué nos espera?

De metal crucificado en el verde bosque

Con sangre del potente bólido

En la carne incrustrado…

Aplastados, con los órganos de fuera

Desperdigando bilis y orina

Por la vejigas todavía vivas,

Carbonizados de pies a cabeza,

Freídos como animal de rastro

Por los poderosos diodos modernos

Con los ojos fuera de sus cavidades

Plastas de cráneo regadas

Por el grave y árido pavimento

Nuestros propios jugos, la inclemente digestión

Crepitando nuestra piel, suelta

Luego de ser empalado por la viga

Gota a gota, la fresca sangre  de nuestra frente

Fruncida por los siglos en cortado ceño

Gracias a certero y fraternal hachazo

Una cruda pezuña de toreo

Destrozando el plexo

De llamativo pisotón

Y también la melancolía

Morir siempre,

De melancolía…

Míriadas de muertes,

Profusas en sangre,

Infinitos olvidos…

Eso, eso nos espera.

DIOSA DE POTENTES CARNES

Posted in Poesia, Rui Caverta on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Diosa de potentes carnes

Te retuerces tú maligna,

Cambiando la vida digna,

Sangrando mis bajas carnes,

Y llenando mis esponjas.

Tornando en pétreos pilares

Burbujeantes cual Antares…

¡E inmóvil ves mi congoja!

Es el pírrico naufragio

Del iceberg, flotar mi boya

En tu insoluto mar,joya

Que se esconde del presagio

¡E inmóvil ves mi congoja!

Me ignoras, mas te generas

En tu erótico cuadrado

Junto a mi viso calmado

Pervirtiéndome en quimeras

Tan ínfima la distancia

Tan respirable tu aliento,

Tan restringido tu asiento

Tan nula, nula distancia…

¡E inmóvil ríes mi congoja!

¿QUE HACER CON LOS LABIOS SECOS MÍOS?

Posted in Poesia, Rui Caverta on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

¿Qué hacer con los labios secos míos?

Me dicen que no necesitan alba

Ni perfume ni caricia que salva;

Que solo controle los desvaríos.

Me dicen que lo revoque, que sople

Los álgidos bosques y la ceniza,

Que sofoque mi hemorragia cobriza;

Que mi dolor al mutismo se acople.

Entonces…

¿Qué hacer con los labios secos míos?

Tan blanquecinos que no se salpican

De la sed de los versos  ni de la gota

Pasajera que femenina brota

Y con su vista las piernas claudican

Desangra la antes tersa comisura

Que guardaba del daño la simiente

Monótonos hastíos del presente

Que delatan mi inmaterial agrura.

Se deslava de mi blanca pupila

El sereno pasaje de la noche;

Y siendo objeto de tanto derroche,

Se deshidrata en ocre manila.

Así sufren los labios secos míos…

Por eso,

Dejen los remoje sobre los pardos

Y carnívoros genes de la raza,

Que, corajudos, lloren. Lloren crasa

Lágrima de los más ardientes cardos.

Déjenlos, también, que estallen cual furia

De tullidos silencios de impotencia;

Dorándose por la misma carencia

Del atreverse, siendo mi penuria.

¡Que libres se inspiren, se miren! Sea

Bajo las charcas del dolor fetal

O tras súbita torsión carnal,

Dolor, vida: pero algo posean.

Incluso, que ignorantes nos alumbren

En nuestros bailes misericordiosos,

Para que los antifaces piadosos,

La febril y leve lágrima encumbren.

Pues…

Déjenlos beber, Déjenlos beber,

Aunque me nuble por los desvaríos

Déjenlos beber, Déjenlos beber,

A estos pobres labios secos míos