Archive for the Josè Miguel Rincón Benitez Category

Celajes en la Palmera

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on April 3, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Ponemos un sublime cielo

entre el murmullo de la brisa prostituida

desvariando el limitado fruto

precipitado en la vacuidad de un beso (seco).

 

Entretejiendo tu misterio

(consumando un idilio en la deriva)

 

…sobre todo en la carne

que cae de tus celajes

aun cuando los murciélagos duermen

en tu cabellera de trópico.

 

Aunque es difícil talarte

desde tus cimientos si alguna vez

el mar pueda esparcir mi semilla

en tu tallos de placer y desdén.

TENER, AMAR, ACABAR

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Quisiera tenerte…
solamente porque eres la alucinación
que empañas mis ojos en tu frívolo interés,
es tanto como la crueldad estuviera enviudada
y no supiera entender
este clamor de desposar la intriga en duelo.

Quisiera amarte…
por el hecho de fulminar mi estigma
con la excusa de expandir esta esencia
en los embrujos vanidosos de tu angustias
dando a vender tu alma
en un cíclico beneplácito de lisonjas.

Quisiera acabarte…
para repudiar el carmín de tus cizañas
donde te ahogaran sin motivo
en el melodrama de tu pobre anfiteatro
apagando la luz de tus desesperos
en la total clausura de tu persona.

ENDEREZADA EN LA SIMPATÍA

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

A Leslie Sulvaran

Al poseer un cuerpo embellecido con tanta influencia

juro haber presenciado cuan insaciable pudieras ser

si ofreciese en sacrificio todo lucro mortal de mi clase.

Es tu porte esbelta y belleza comprada,

mis plegarias rondarían en el acantilado de tus senos,

con ese precipicio humilde al cual

un enamoramiento suele caer en gracia.

Tu mirada atraviesa frenéticamente

aquella oculta pregunta circulando entre ansias e instintos,

es posible que te hayas dado cuenta

sobre mi intención más esquiva;

Pero he aquí: Petrificada en tu silencio,

lucido pedestal de cortesana dividida.

Mera cordialidad osa despedirse de un beso

para que una próxima vez

rompas el protocolo de tu categoría

junto con el corsé que aprieta tu alma.

HASTÍO EN LLUVIA FLOJA

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

¿Que le cuesta la lluvia llorar más?

Fuese necesario pedirle que apriete.

(Los primeros barcos de papel aun tienen amarras)

Goteras que componen melodías enlatadas

riachuelos asimétricos que ahogan hormigas

La primavera plana esta empapada en rumores

nadie sabe realmente

el numero de víctimas de este inofensivo chubasco

(Tengo entendido que muchos murieron de gripe)

Mi cigarro se mojo

aunque una rana me presto un encendedor

sacando a conclusiones:

Muchas señoritas se les olvido el paraguas.

Pues si,

es un fastidio esperar

sobre este techo ahuecado.

Seria el colmo

si comenzara a soplar.

REY DE REYES

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Aunque la orbe suele tener pinta de aburrición

cabe decir que el esplendor

suele flotar libre como un astro

por medio de tanto poder (y silencio)

la soledad suele colgar muchos móviles de estrellas,

pero piensa por un instante:

¿Como verías mi mundo en una tierra de cristal?

¿Acaso no te gusta mirar mas allá

de mi intima creación?

…será que

¿Te cansas de ser mi regente,

por solo dejarme tu trono de errores?

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis
¿Hay algo sutil que mi ser pueda besar tu mano

sin palidecer vuestra unción de divino veneno

en tu delicada condición?

Entre hierbas de sortilegios dormitas en la menopausia

que fluye incesante en la benigna desnudez de tu imagen:

Hermosa con sus grietas de eones.

En la canasta de la flora,

las orquídeas claman

por el yugo erigido de las mariposas,

en las extensas del placer

donde la muerte pinta sus labios en azul,

mientras desprendes con recelos la intravenosa

que te alimento

con el cáncer de los dioses.

Quizás tus ojos no se conforman

con el delirio de la morfina

al menos puedo hacer palpitar

tu corazón desahuciado

si mi virilidad es ofrenda suficiente

para aliviar el tumor que sacia

la realeza de tu enamoramiento mortal.

PERMISO

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Lleve consigo un cenicero lleno de perfumen incinerado

atontando a las diosas que viven en los rascacielos deshuesados.

Vine a ver el paisaje, y con ella, un ave desnutrida,

sacando conclusiones y omitiendo razones ilusas.

El sol dice que tiene sed, pero yo no le creo

vive pidiendo limosna a una anciana

que lleva por nombre sequía.

Mi cigarro expira mariposas en su llama

mucha de ellas se aparean con vergüenza

¿Donde dice que no puedo desnudar a la humildad?

Es ilícito soñar para una niña consentida

bajo su falda existe un enjambre de langostas.

Tengo en pasaje hacia una espiral mareada

pero un hombre de sombrero encapado señalo:

- Allí viven las sombras de piernas hermosas

y los hijos de las miradas irreconocibles.

(Hasta mis pensamientos se asoman por la ventana de mis ojos)

Miro mi reloj de rubíes

y ya los petirrojos cantan el velorio de sus polluelos.

El cielo tuvo un retraso de cinco meses

y la noche le queda una estrella por fecundar.

Tomo notas y observaciones

y expiro una bocanada de virginidad

para una multitud de evas existencialistas.

Conté los estragos de una familia embriagada

pero deduje que era demasiada insensatez

tomar una digna aprobatoria

para violar un sueño ajeno.

Como un día cualquiera…

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Como un día cualquiera…

siempre hay una paloma que pone un huevo

mientras un niño juega con tallos de espinas…

No cabe duda que el ocaso es un ombligo de mujer,

todo suena bizarro durante las ultimas horas

pero daría un calculo asimétrico

sobre cuan oportuno puede un perro quedar ciego

(Es solo suponer si un colibrí puede seguir volando)

Mas allá de una jaqueca,

todo el mundo es una lapida sin velatorio

…Aunque nadie concuerde conmigo,

y sentado en un sillón columpiado

tengo que adivinar cuantos astros

les toca explotar hoy, mañana ó quizás nunca?

Dobleces

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Fuera [in]suficiente derogar la inquietud con el miedo

mientras el exhalo de un dragón vagabundo solo atice

la gloria del sueño en el bostezo de la resurrección,

y aun con las bóvedas astrales

quebrándose en el aroma del alba,

siento en la antigüedad de mis huesos

esa fatiga: monótona, hastiada y enterrada.

Puede ser que la humilde muerte esté más viva que nunca

en una inteligencia muda ó en esa salvaje bestia (mal) llamada amor;

Es suponer si la paz ofrece su servicio ante mi, como una dulce meretriz

en el gozo inequívoco de un parloteo martirizado.

Aunque sea poco pedir,

estimo mis suposiciones en una lumbre casi diluida y contrastada

entre-viendo esa ordalía en la lupa del prejuicio,

pero ya mis ideas volaron como enjambre hambriento

hacia una planicie embellecida por el coito de las llamas.

No obstante, suelo meditar esas dudas oníricas

en la tranquilidad catatónica de esta serenidad,

pero a veces mi propia y delicada sombra

tiende a doblar mi destino en un cisne de origami

solo para hacerme navegar en un riachuelo resbaloso

mientras mi frágil alma se diluye en papel.

Fotografia del…¿Amor?

Posted in Josè Miguel Rincón Benitez, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Cuando el minutero sigue el compás de tu suspiro

puedo percibir con avidez analítica (y algorítmica)

todas las paradojas y desalientos

preservadas en una autopsica contemplación

de daguerrotipos clasificadas por motivos [des]aprovechados.

En el reverso de tus recuerdos, se acumulan tantos

detalles coloridos, pero arrugados como marca paginas;

Sueles preguntarme en tu cansada imaginación

si seria bueno poner una foto del amor

en la presentación de mi preciado informe sobre querellas lógicas

en ambigüedades sentidas.

Pero mientras medito la Andromeda de tu duda

tus pies hacen camino por un suave rugoso de sangre

hacia la luminosidad monótona de un fregadero

…Solo restriegas tu sensibilidad antes de dormir.

−¡Bien! ¿Dime el valor de tu incógnita, querido? – Acotas.

− Doy por sentado el amor es un fantasma revelado brevemente

no se cual momento propicio reaparecerá en una polaroid,

aunque me preocupa que lentamente te desvanezcas

mucho antes que esa [in]tangible experiencia. – Afirmé.