Archive for the Graciela Roque García Category

DESPEDIDA

Posted in Graciela Roque García, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Miras la mañana sin aire

todas las palabras no tienen nombre

atrás nada, nadie

al frente la luminosa niebla

sin hierbas ni frutos

mueres entre columnas que se ríen

mañana no es mañana

el grito se enreda con la letra.

No hablaré con esta boca

no cortaré con mi fuego

las dudas del infierno,

no levantaré lámparas

en la selva de tu ausencia,

ni una sangre ahuecada

se convertirá en mi vino,

no esperaré el fin del mundo.

Advertisements

CORRESPONDENCIA CLARA

Posted in Graciela Roque García, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Por qué nos enredamos en las palabras?

si lo que existe es más grande

que las constelaciones pendientes de tus labios

los ríos de hojas que se cuelgan de los árboles.

Si el color de tu respiración inventó la luna

la pradera en la que corren mis caballos nace a partir de tus ojos

y en el silencio de tu espacio me descuelgo.

SIN DEFENSA

Posted in Graciela Roque García, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Me tocas con el crujido de tus letras

me tiras, me estiras, me dislocas

abrevas en mi con furia loca

¿qué hacer contigo ciervo alado?

Soy estanque con deseos de alas

me miras y te miro temblorosa

naturaleza de ser fuente me señala

condena de ser agua traspasada.

Destino de saberme entre tu boca

y no poder ser fuego entre tu vientre

designio que a lamentarme me provoca

la ausencia de alas, de uñas y de dientes.

ELÍPTICA

Posted in Graciela Roque García, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Cortaré la mano que me empujó

yo no pondré el revés de la mejilla

huiré entre los campos

con mi dolor ahorcándome

cercenaré ramas con mi herida

las hojas discurrirán como balsas

transmutaré el canto en violetas

las tejas cubrirán ciclones de ojos

y no serán suficientes para salvarse

de mi ser descuartizado saldrán flores

es la conclusión

del poder ejercido sin diálogo

mis tallos se doblan con la lluvia

no claudican.