Archive for the Emma Cobarrubias Cobos Category

CASI IMPERCEPTIBLE

Posted in Emma Cobarrubias Cobos, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis

Casi imperceptible

Zapatos rojos saltando las charcas de agua

Resbalando por el cristal

casi imperceptible: una gota

Minúscula      silenciosa    armoniosa

Deslizadose por la hoja trémula

Se unen más   gotas musicales son

Con esa simplicidad

los hechos se entraman caprichosamente:

crecimiento

finalidad

natura

Casi imperceptible

¡Ahí! justo en ese instante que aun no existe

como un hilo prendido de una promesa femenina

la certeza de que existe

existes

Las líneas de vida se cruzan

desembocan en conexiones

y al final se deslavan

Casi imperceptible

Los nidos construidos

en la fragilidad de una rama

Situados frente al amor y la vida

crecimiento

finalidad

natura

Ya cae la tarde sin tregua

Moho sobre los columpios

Putas

Perros vagabundos

Ha caído:

La noche ha caído

sobre nuestros rostros laxos

Inevitable    las sombras sobre mí

¿Cómo sucedió?

La pulsión sigue

No deja

El caos escurriendo por las mejillas

La ciudad se ha detenido…

Casi imperceptible

los hilos de la muerte se tejen en el ocaso

crecimiento

finalidad

natura

PUERTA ONÍRICA

Posted in Emma Cobarrubias Cobos, Poesia on March 12, 2012 by Revista Argot & Aisthesis
Te mire desde las ruinas de mi paciencia

partías hacia los bosques sepia de la inconsciencia

apresure a expulsar las miserias de mi razón

sin demora alguna

las horas nocturnas caducaron

con ellas mis humedades oníricas

Te has ido rápido y fugaz como el  suspiro de nuestro ser

escapa más de nuestros cuerpos    que de nuestras almas

Abrir los ojos               heridos con las primeras albas

desesperados       buscar        los símbolos oníricos

inocentes creemos nos darán las respuestas febriles

a nuestra ingenua

naturaleza

humana

El sueño      me posee

deseo volver       quizás pereceré en el

noche a noche cedo un trozo de mi razón

siento mi voluntad ceder

El sueño      esa pausa en nuestra voluntad

¡Bienaventurado el que sueña!